Uncategorized
Dejar un comentario

"El Armisticio final""Poesía de Subterfugios"

La lluvia caía estrepitosamente en negro.
Aquel día,
lejos de trivialidades,
me molestaba el ruido del reloj,
hacia mis oidos sonaba,
tic,tac derecha e izquierda,
quizás lo tuviera yo en mi cabeza,
y así era,
me costó tanto tiempo conseguirlo,
dada mi política estricta del dinero que,
fué un regalo,
a quién agradecí tal obsequio,
y no acabé gastando el mio,
como ya dijeron en la “Escuela de Chicago”:
el contról de la masa,es necesaria,
humana y monetariamente “digo yo”.
Fui pintor asiduo,
traté diversos asuntos,
las calles,los retratos,bodegones,
pero mi personalidad se inspiraba,
en la filosofía del arte,
y mi mente en “la presencia real”hoy en día,
de mi propia realidad,
podrían ser mis deseos,
sutíl admiración perdida,
“por el hombre solitario”,
y la mujer poeta,también asiduo,
como el pintor Friedrich,alemán,
y sus pinturas románticas,
frente a los grandes espacios,
que no me gustan tanto y
las fuerzas naturales.
Fui fotógrafo moderno,
mi visión era subjetiva,
paisajes,árboles,
troncos,anillos y trigos,
banalidad cotidiana,
trivialidad de la gente y ausencia de,
un estilo esmerado que privilegia el espacio pequeño.
Así imaginando,
me gustó una mujer casada,aún no era,
cortesana,griega,modelo,
que se casó con un hombre hace tiempo y
nunca la juzgué,
fué a otro lugar,
un día me besó,
y descubrí mi eterna juventud,
pues faltaba ella a la mía,
auténtica belleza,en el recuerdo.
Como si fuera la diosa Friné,
descubrió su cuerpo,
voló libre,
como un río que nace en el Oeste,
y desemboca en el lado opuesto,
como patos surcando,
nunca supe de esta amistad
ni lo que pasó entre nosotros,
ante esta indiscreción solo
quedan malos tiempos para el amor y
la lírica.

Autor : Juk Nery
Revisado.- 30/Abril/2011

Anuncios
This entry was posted in: Uncategorized

por

Trato hoy desatando y doy la amargura feliz al prójimo, en la vida que ya viví en la soledad amamantada, no hay un gramo de color no vivido,el que yo quiero, lo otro es el orgullo de nuestras naciones, que nos impulsan denostados, al vergel del paraíso, una y otra vez lo juro; pero no me lleves la contraria, cuando se te ven los ojos rubillos, de querer lo que no se puede, de hecho lo conseguido me deja vivir bien, y sentir el cariño del país y sus vienes raíces, estoy bien ,esto no es poco ,lo que vamos viendo... José María Medina Esteban

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s